Al día de hoy prácticamente no hay duda alguna, de que Donald John Trump alargará su mandato como el 45 Presidente de Estados Unidos cuatro años más, y llegará en esa condición hasta el 19 de enero de 2025.

Esta semana que termina fue toda a favor del Presidente norteamericano.

Los Caucus en Iowa, no pudieron salir peor para los demócratas, si bien se sabía que la Cámara de Senadores rechazarían la propuesta de impeachment o destitución del mandatario, se dio el fallo definitivo, y ya es asunto archivado, finalmente, en el mensaje anual sobre el estado de la nación, pudo hacer alarde de promesas de campaña cumplidas, especialmente la detención de las caravanas migrantes por parte del gobierno mexicano o lo que él llama, el muro pagado por México, y la renegociación del tratado de libre comercio con Canadá y sus vecinos del sur, entre otras cosas.

En los últimos días de esta semana, vimos a un Presidente estadounidense orgulloso mostrando la portada del Washington Post, que cabeceó “Trump Acquitted”, la felicidad que muestra en el rostro, no era solo por el descarrilamiento que tuvo el intento por sacarlo de la presidencia, que era algo evidente y anunciado, sino que se juntaron varias cosas.

Antes de terminar el año pasado, en un debate que duró 11 horas en la Cámara de Representantes, los 197 republicanos se opusieron en bloque, al intento de elevar a la Cámara de Senadores el juicio político de destitución del gobernante, sin embargo, al final la votación a favor del procedimiento fue de 230 en el tema de abuso de poder, y 229 en obstrucción al congreso, de un total de 435 diputados. Ya en el senado, en días pasados, las cosas fueron distintas, por la acusación de abuso del poder, 52 de los senadores votaron en contra del procedimiento, y 48 a favor, y en el tema de obstrucción del Congreso 53 contra, y 47 a favor, en ambos casos, muy lejos de los 67 que se necesitaban, para destituirlo.

El tema venía mal para los demócratas desde el principio, pero en realidad la idea era tener el asunto en los informativos y en la voz de la gente, el mayor tiempo posible.

No debemos olvidar que, las elecciones presidenciales son el martes 3 de noviembre de este año, es por ello que Nancy Patricia DÁlesandro Pelosi, lideresa de los demócratas en la Cámara Baja, mantuvo el pulso lo más que pudo, pero a los republicanos, lo que les interesaba, era que el asunto se sobreseyera lo más pronto posible, para darlo por cerrado, y dejar de ser un distractor en la campaña, por ello se hizo casi en fasttrack.

En Iowa, las cosas fueron de maravilla para el presidente, en dicho Estado del centro norte del país, se llevaron a cabo las primeras elecciones que permiten ir definiendo al que será el candidato demócrata, que competirá contra Donald Trump por la presidencia en nueve meses, en Iowa se hace a través de los Caucus, que son asambleas muy tradicionales, datan de los primeros años de la independencia del país, en ellos asisten a las escuelas, iglesias, centros comunitarios, o casas particulares, las personas que pertenecen al partido en este caso el demócrata, y se paran en las esquinas o en lugar que tiene el nombre del candidato que apoyan, se vale todo (legal), gritar, porras, silbar, rogarle a alguien, o lo que sea, para hacerlo que vaya al lugar en donde esta pintado en el suelo, el nombre de su favorito, pues en esta ocasión, lo increíble pasó, no hubo claridad, como normalmente sucede en un proceso tan básico, sobre quien ganó, oficialmente Peter Paul Montgomery Buttigieg obtuvo 564,012 apoyos, 1,515 más que el segundo lugar, Bernard Sanders quien logró 562,497, en tercer sitio se ubicó Elizabeth Ann Warren (Harring) con 387,069, y en cuarto, la sorpresa, ya que se consideraba favorito en las encuestas, solo 341,172 fue lo que consiguió Joseph Robinette Biden Jr. Cochinero, es la única palabra que cabe para describir lo que pasó en Iowa, en donde aún hoy en día, nadie sabe con certeza quien ganó, por supuesto el presidente se mofó y festejó hasta el cansancio.

Por si todo lo anterior fuera poco, el informe sobre el estado que guarda la nación, vino a dar el cerrojo a una semana de fábula, con un crecimiento del 2.3 por ciento, una tasa de desempleo de solo el 3.6, y una tasa de inflación apenas superior al 2, sin duda con las coyunturas actuales de la economía y de la política de los Estados Unidos, hoy los momios en las apuestas van claramente a que desbancará a Ronald Wilson Reagan, como el presidente más longevo al salir del cargo, ya que tendrá casi 80 años, cuando entregue a quien sea su sucesor.

 

Sigue leyendo a José Ortíz Adame

Al día de hoy prácticamente no hay duda alguna, de que Donald John Trump alargará su mandato como el 45 Presidente de Estados Unidos cuatro años más, y llegará en esa condición hasta el 19 de enero de 2025.

Esta semana que termina fue toda a favor del Presidente norteamericano.

Los Caucus en Iowa, no pudieron salir peor para los demócratas, si bien se sabía que la Cámara de Senadores rechazarían la propuesta de impeachment o destitución del mandatario, se dio el fallo definitivo, y ya es asunto archivado, finalmente, en el mensaje anual sobre el estado de la nación, pudo hacer alarde de promesas de campaña cumplidas, especialmente la detención de las caravanas migrantes por parte del gobierno mexicano o lo que él llama, el muro pagado por México, y la renegociación del tratado de libre comercio con Canadá y sus vecinos del sur, entre otras cosas.

En los últimos días de esta semana, vimos a un Presidente estadounidense orgulloso mostrando la portada del Washington Post, que cabeceó “Trump Acquitted”, la felicidad que muestra en el rostro, no era solo por el descarrilamiento que tuvo el intento por sacarlo de la presidencia, que era algo evidente y anunciado, sino que se juntaron varias cosas.

Antes de terminar el año pasado, en un debate que duró 11 horas en la Cámara de Representantes, los 197 republicanos se opusieron en bloque, al intento de elevar a la Cámara de Senadores el juicio político de destitución del gobernante, sin embargo, al final la votación a favor del procedimiento fue de 230 en el tema de abuso de poder, y 229 en obstrucción al congreso, de un total de 435 diputados. Ya en el senado, en días pasados, las cosas fueron distintas, por la acusación de abuso del poder, 52 de los senadores votaron en contra del procedimiento, y 48 a favor, y en el tema de obstrucción del Congreso 53 contra, y 47 a favor, en ambos casos, muy lejos de los 67 que se necesitaban, para destituirlo.

El tema venía mal para los demócratas desde el principio, pero en realidad la idea era tener el asunto en los informativos y en la voz de la gente, el mayor tiempo posible.

No debemos olvidar que, las elecciones presidenciales son el martes 3 de noviembre de este año, es por ello que Nancy Patricia DÁlesandro Pelosi, lideresa de los demócratas en la Cámara Baja, mantuvo el pulso lo más que pudo, pero a los republicanos, lo que les interesaba, era que el asunto se sobreseyera lo más pronto posible, para darlo por cerrado, y dejar de ser un distractor en la campaña, por ello se hizo casi en fasttrack.

En Iowa, las cosas fueron de maravilla para el presidente, en dicho Estado del centro norte del país, se llevaron a cabo las primeras elecciones que permiten ir definiendo al que será el candidato demócrata, que competirá contra Donald Trump por la presidencia en nueve meses, en Iowa se hace a través de los Caucus, que son asambleas muy tradicionales, datan de los primeros años de la independencia del país, en ellos asisten a las escuelas, iglesias, centros comunitarios, o casas particulares, las personas que pertenecen al partido en este caso el demócrata, y se paran en las esquinas o en lugar que tiene el nombre del candidato que apoyan, se vale todo (legal), gritar, porras, silbar, rogarle a alguien, o lo que sea, para hacerlo que vaya al lugar en donde esta pintado en el suelo, el nombre de su favorito, pues en esta ocasión, lo increíble pasó, no hubo claridad, como normalmente sucede en un proceso tan básico, sobre quien ganó, oficialmente Peter Paul Montgomery Buttigieg obtuvo 564,012 apoyos, 1,515 más que el segundo lugar, Bernard Sanders quien logró 562,497, en tercer sitio se ubicó Elizabeth Ann Warren (Harring) con 387,069, y en cuarto, la sorpresa, ya que se consideraba favorito en las encuestas, solo 341,172 fue lo que consiguió Joseph Robinette Biden Jr. Cochinero, es la única palabra que cabe para describir lo que pasó en Iowa, en donde aún hoy en día, nadie sabe con certeza quien ganó, por supuesto el presidente se mofó y festejó hasta el cansancio.

Por si todo lo anterior fuera poco, el informe sobre el estado que guarda la nación, vino a dar el cerrojo a una semana de fábula, con un crecimiento del 2.3 por ciento, una tasa de desempleo de solo el 3.6, y una tasa de inflación apenas superior al 2, sin duda con las coyunturas actuales de la economía y de la política de los Estados Unidos, hoy los momios en las apuestas van claramente a que desbancará a Ronald Wilson Reagan, como el presidente más longevo al salir del cargo, ya que tendrá casi 80 años, cuando entregue a quien sea su sucesor.

 

Sigue leyendo a José Ortíz Adame

No Hay Más Artículos